09-11-2017

Alerta investigador de la UAEM disminución de peces nativos 

BOLETIN DE PRENSA

Boletín No. 2016

Ciudad Universitaria, 9 de noviembre de 2017.

 

 

Factores como el crecimiento de la población humana, contaminación, sobreexplotación y principalmente introducción de especies invasoras, han influido de manera importante en la disminución de especies nativas de agua dulce en el estado de Morelos, advirtió Humberto Mejía Mojica, profesor investigador del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

El especialista universitario ha trabajado durante 32 años con peces y comentó que Morelos es el principal productor de peces de ornato del país, “el acuarismo es la segunda actividad que más dinero aporta, Morelos tiene 400 granjas registradas, muchas se construyen o se establecen en lugares muy cercanos a los ríos y esto definitivamente es un problema porque las especies pueden agregarse a los mismos”.

Explicó que los peces de agua dulce son uno de los grupos más diversos del planeta, “en la proporción de toda la diversidad mundial que existe de peces, el 42 por ciento se encuentra en agua dulce”, dijo Mejía Mojica.

 “El principal factor que afecta la distribución y abundancia de las poblaciones de especies nativas es la introducción de especies invasoras, que los desplazan y se apropian de los espacios. En Morelos hay un legado histórico de especies propias de la cuenca del Balsas que han contribuido en la cultura de los pueblos, hay especies que se consumen localmente por la gente que vive en las riberas de los ríos, sin embargo estas especies nuevas están interviniendo en ese ecosistema e interactúan con las nativas que están siendo más presionadas”, dijo el investigador.

Humberto Mejía explicó que de acuerdo a estudios de análisis de invasión que se han realizado, se encontró que en Morelos hay ocho especies de fauna nativa, sin embargo, se han registrado también 23 nuevas especies nativas establecidas en la región, “dentro de los análisis que hemos estado haciendo en este proceso de invasión, ahora estamos reconociendo que apropiadamente cada cinco años va a llegar una especie nueva y se va a establecer”.

Morelos cuenta con dos especies nativas de importancia alimentaria para los habitantes de la región, ambas incluidas en la dieta de los habitantes de la región, el bagre del Balsas ictalurus balsanus y la mojarra criolla Cichlasoma Istanum, las cuales están siendo desplazadas por especies invasoras.

El también responsable del Laboratorio de Ictiología del CIB, concluyó que la idea de esta línea de investigación es tratar de entender el comportamiento de los nuevos individuos que se agregan a los ecosistemas y qué transformaciones provocan en ellos desde estudios ecológicos, sistemáticos, biológicos y anatómicos.

 

 

Por una humanidad culta