10-01-2018

Investigadores del CIICAp buscan disminuir la  corrosión con el uso de productos naturales

BOLETIN DE PRENSA

Boletín No. 2088

Ciudad Universitaria, 10 de enero de 2018.

 

Investigadores del Centro de Investigación en Ingeniería y Ciencias Aplicadas (CIICAp) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), trabajan en el uso de extractos de origen natural como alternativa a la problemática de la corrosión de metales, la cual provoca pérdidas económicas millonarias en el mundo.

José Gonzalo González Rodríguez, profesor investigador del CIICAp, desarrolla su línea de investigación sobre la corrosión y protección de metales, “que se presenta cuando un metal está inmerso en un líquido y se corroe u oxida, y esto quiere decir que pierde electrones”, explicó.

El investigador detalló que las tres sustancias químicas más abundantes en el planeta que son el agua, el oxígeno y los ácidos, restan electrones a los metales y contribuyen a su corrosión, por lo que a través de extractos de origen natural como la cáscara de manzana, el hueso de aguacate, la chía y algunas hojas y raíces de plantas, se ha comprobado que la velocidad de corrosión disminuye.

“Hemos visto que cuando colocamos acero en ácido sulfúrico con el extracto de la chía, la velocidad de corrosión se puede disminuir hasta mil veces, y así como la chía tenemos otros recursos como el extracto de epazote, de la jamaica, e incluso hay un hongo michoacano, y otros extractos como la baba del nopal que coadyuvan a evitar la corrosión de los metales”, dijo el investigador.

González Rodríguez expuso que existen cerca de treinta tipos de corrosión “y estos productos naturales contienen antioxidantes naturales que son amigables con el medio ambiente, puesto que los antioxidantes sintéticos son de patente, costosos y contaminan el planeta”.

El también integrante del cuerpo académico Análisis y desarrollo de materiales avanzados, explicó que los productos naturales se colocan en un solvente de donde se obtiene un extracto que posteriormente se ubica en el agente agresivo y evitan que el metal se corroa.

Finalmente el investigador expresó que esta investigación podría traer diferentes beneficios, principalmente para la industria, pues en los ductos que transportan petróleo crudo, gasolina, turbosina o diésel se evitaría la corrosión, además de que podría aplicarse también en las tuberías de las casas y en la pintura.

Cabe destacar que en estas investigaciones participan cerca de veinte estudiantes de posgrado de la UAEM, quienes han colaborado de manera activa y producto de ello se han publicado diez artículos en revistas especializadas.

 

 

Por una humanidad culta

Una Universidad de excelencia