Menú
Gaceta Universitaria
Docencia

Concluye Cátedra Ignacio Martín Baró

"La salud mental de nuestro país está profundamente dañada", afirmó el promotor comunitario Arturo Ornelas Lizardi, durante su ponencia Martín Baró y Paulo Freire, compañeros del pueblo: entre la opresión y la esperanza, con la que concluyó la Cátedra Ignacio Martín Baró en la UAEM.

El 23 de febrero en el auditorio de la Biblioteca Central Universitaria, Arturo Ornelas, discípulo y colaborador de Paulo Freire, explicó la importancia de la ampliación de la conciencia, “junto con la autorreflexión deben ser preocupación fundamental de los pueblos oprimidos y de intelectuales, es el camino para entender a los demás”.

Al citar fragmentos de la obra de Martín Baró, Ornelas Lizardi también habló sobre la necesidad de la transicionalidad de la humanidad, que significa, dijo, vivir y crear su propia historia, “los seres humanos no son cosas ni seres minimizados, sino más bien seres inteligentes, por lo que todo está hecho para la libertad como práctica cotidiana".

Refirió que el pensamiento de Martín Baró busca superar la opresión, con la identidad social situada en la desgracia de la marginación de los pueblos, por lo que la salud mental está en la transformación de la sociedad y su liberación.

Arturo Ornelas recordó que Paulo Freire le enseñó a investigar dialogando, “no sólo con la mente sino con el corazón, a concebir una estructura de la comunidad, con la misión de contribuir a la preservación, fortalecimiento y enriquecimiento de la cultura originaria, promover la revalorización de los conocimientos comunitarios, reforzando en los estudiantes el sentido de comunalidad latinoamericana”.

En el segundo día de actividades de esta cátedra, el 22 de febrero, René Santoveña Arredondo, académico y presidente de la Junta de Gobierno de la UAEM, participó con la conferencia Ignacio Martín Baró: de la liberación de la psicología a la psicología de la liberación.

Sostuvo que una las aportaciones más destacables de Martín Baró es la interpelación al pensamiento anglocéntrico, que resumió con su famosa frase, “liberar a los psicólogos de la psicología”, al hacer referencia de liberar el pensamiento de los procesos teóricos de la psicología estadounidense, “como el positivismo, el individualismo, el hedonismo, la visón homeostática y su historicismo”.

René Santoveña mencionó como tareas urgentes para los psicólogos latinoamericanos, la recuperación de la memoria histórica, desideologizar la experiencia cotidiana, los discursos del poder y las falsas formas de conciencia, “en su terrible papel para la dominación de los oprimidos”. Dijo que sólo así se podrán “potenciar las virtudes de nuestros pueblos, tener perspectiva, esperanza y su liberación”.

En la ceremonia de inauguración de esta cátedra, el 21 de febrero, Alejandra Atala, coordinadora de cátedras y seminarios de la UAEM, expresó que la obra de Ignacio Martín Baró es vigente hasta nuestros días, como escritor de artículos científicos y literarios con una calidad mental extraordinaria, y en su calidad de pastor jesuita, fue un observador de la psique individual, pero también la colectiva de los pueblos latinoamericanos.

 

Más leidos

Asiste UAEM a reunión de redes temáticas de medio ambiente

Imparten curso para prevenir plagio en trabajos escolares