27-03-2015

Sólo el 5 por ciento de periodistas en Morelos solicitaron protección en Morelos pese a ser de los estados más violentos del país

 

BOLETIN DE PRENSA

Boletín No. 757.

Ciudad Universitaria, 27 de Marzo de 2015. 

 

 

 

“Morelos es una de las entidades con mayor índice de violencia contra representantes de los medios de comunicación y sólo el 5 por ciento de periodistas y el 3 por ciento de defensores de derechos humanos, han solicitado protección por el riesgo que representa su actividad profesional”, informó Pablo Romo Cedano, miembro del Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, durante el segundo día de actividades de las Jornadas Universitarias en conmemoración del Día de las Víctimas que se realizó el 26 de marzo en el Centro de Investigación en Ingeniería y Ciencias Aplicadas (CIICAp) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

La solicitud de tener vigilancia es baja en relación a la violencia que se ha evidenciado a través de los estudios y difusión del Atlas de la Seguridad y la Violencia en la entidad que demostró que Morelos es de las entidades más violentas del país, señalaron.

Romo Cedano recalcó la importancia de conocer este mecanismo de protección porque la ausencia de solicitudes se debe principalmente a la falta de conocimiento del protocolo de seguridad, sin importar que muchos informadores estén en riesgo por su actividad, ya sea por el gobierno o la delincuencia organizada que trata de frenarlos en su desempeño.

El Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, dijo, brinda protección desde la disponibilidad de guardaespaldas, si tienen que emigrar de su lugar de origen y en caso de requerir acompañamiento policíaco, siempre  buscando acciones y medidas encaminadas a desarrollar políticas públicas y programas con el objetivo de reducir los factores de riesgo que favorecen las agresiones en su contra, así como para combatir las causas que las producen y generar garantías de no repetición.

Actualmente, a nivel nacional están incorporados al mecanismo de protección alrededor de 200 periodistas y defensores de derechos humanos, por lo que destacó la importancia de conocer esta Ley creada hace dos años por el gobierno federal y que depende de la Secretaría de Gobernación para implementar y operar las medidas preventivas y urgentes de protección que garanticen la vida, integridad, libertad y seguridad de quienes se encuentren en situación de riesgo como consecuencia de la defensa o promoción de los derechos humanos, y del ejercicio de la libertad de expresión y el periodismo.

Durante las Jornadas Universitarias en conmemoración del Día de Víctimas en Morelos, también participaron Silvano Cantú, director de Vinculación de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas; Norma Delgado Concepción de la Rosa, Comisionada de la Comisión Ejecutiva de Atención del Estado de Morelos; y Roberto Villanueva Guzmán, director de Atención a Víctimas de la Secretaría de Extensión de la UAEM.

Al concluir las actividades de estas jornadas, esta mañana de viernes 27 de marzo, familiares de víctimas de la violencia se reunieron en la Sala de Rectores de la UAEM para compartir sus casos a la comunidad universitaria y reiterar su lucha por la justicia y la verdad para sus familiares desaparecidos.

En este conversatorio participaron Ana Luisa Garduño Juárez, madre de Ana Karen Huicochea quien fue asesinada por un sujeto que conoció en internet; Araceli Rodríguez, madre Luis Ángel León Rodríguez, policía federal desaparecido en Zitácuaro, Michoacán, en noviembre de 2009; Irma Ortiz Calderón, hija de un ex trabajador de la extinta empresa Luz y Fuerza de Centro en  Huauchinango, Puebla; y Guardango Aguilar Flores, compañero del profesor Arturo Hernández Cardona asesina en Iguala Guerrero en 2013.

Los participantes hicieron un llamado a las autoridades para que tengan la sensibilidad de que los familiares de víctimas de la violencia son seres humanos con dignidad que no descansarán hasta ver justicia en cada caso de desaparición forzada.

 

 

Por una Humanidad Culta