05-10-2017

Urge investigador universitario que gobierno analice calidad del agua 

BOLETIN DE PRENSA

Boletín No. 1937

Ciudad Universitaria, 5 de octubre de 2017.


 

Luego del sismo del pasado 19 de septiembre, colapsaron los servicios de agua potable en diversas localidades del estado y los habitantes de varias regiones no cuentan con el servicio o pudieran estar consumiendo aguas contaminadas, explicó Hugo Albeiro Saldarriaga Noreña, profesor investigador de tiempo completo del Centro de Investigaciones Químicas (CIQ) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Agregó que como académicos pueden emitir una serie de recomendaciones sobre el uso en el agua, “pero es responsabilidad del gobierno tomar la iniciativa y contactar a instituciones específicas para realizar los estudios correspondientes”.

El investigador universitario explicó que antes de tomar medidas de control o preventivas en el uso del agua,  “tiene que realizarse un diagnóstico a cargo de una instancia certificada que contemple el aspecto físico-químico y microbiológico del agua, así como las cantidades de sustancias o contaminantes que tienen para tomar las medidas adecuadas para solucionar esta problemática, porque la personas no saben lo que están tomando en ese momento”.

Saldarriaga Noreña dijo que sólo es posible saber si el agua está contaminada conociendo su origen y evaluándola con los métodos correspondientes, “no se puede saber si está contaminada sólo si se ve turbia y tampoco existe un método universal para descontaminarla”.

Hugo Albeiro Saldarriaga Noreña es especialista en preparación de muestras ambientales, evaluación de la calidad del aire, del agua y  caracterización química de residuos agroindustriales, quien agregó que es el gobierno el que debe hacer contacto con instituciones como IMTA, CEAMA, la UNAM, entre otras, para que se haga un análisis detallado de agua y con ello determinar si se puede ingerir o si debe tratarse con un método específico.

Agregó que hervir el agua como método de limpieza no es efectivo, “de esa forma sólo se libera de la contaminación bacteriológica pero no de otros agentes biológicos perjudiciales, además, la cloración, tal y como se está haciendo en comunidades de Tetela del Volcán, lejos de ayudar, es nocivo para la salud, ya que si hubiese concentraciones de aminas o compuestos hidrogenados en el agua, al tener contacto con el cloro se forman cloraminas y ello es más tóxico que el agua en su estado original”.

 

 

 

Por una humanidad culta